El secreto de la carne a la brasa

976 47 21 57
El secreto de la carne a la brasa

Uno de los grandes atractivos que incluyen nuestros menús especiales para las cenas de empresa en Zaragoza es el de servir a nuestros clientes la que algunos han calificado como la mejor carne de toda la ciudad. Muchos de nuestros clientes, al salir del restaurante se preguntan por cuál podría ser el secreto de esos chuletones, de ese entrecot o de ese solomillo que acaban de cenar.

En honor a la verdad no podemos hablar de un único secreto porque son varias las circunstancias que cuidamos de modo muy especial. Cuando preparamos el menú de las cenas de empresa en Zaragoza somos conscientes de que contamos con una materia prima de la más alta calidad. Sabemos de la importancia que tiene cuidar la selección de las piezas que vamos a servir. Es fundamental también que la carne permanezca fuera del refrigerador, al menos, desde un par de horas antes de que llegue a la parrilla. Así, cuando se ponga sobre las brasas, el calor de estas penetrará rápidamente hasta el interior del chuletón.

Otro factor esencial para darle ese sabor tan especial a nuestras carnes es la propia brasa, y más en concreto el espacio que dejamos entre la carne y las brasas. Si la carne está demasiado cerca de las brasas, el exterior se hará demasiado rápido y permanecerá cruda en el interior. Por el contrario, si la distancia es demasiado grande la carne, en lugar de asarse, se recocerá.

La mayoría de los novatos, al preparar carnes a la brasa, dan constantemente la vuelta a los filetes. Un gran error. Hay que dejarla que se haga por un lado hasta alcanzar el punto deseado antes de darle la vuelta para que se haga por el otro. Así mantendrá toda su jugosidad.

Para disfrutar de la mejor carne de toda la ciudad ven al Restaurante Casafran